Trabajada victoria del VRAC Sub 23 contra un durísimo Ordicia que plantó cara en Pepe Rojo en un partido pasado por agua y en el que los Queseros se tuvieron que emplear a fondo para ganar.

La primera parte fue dominador en el juego y en el resultado el equipo local gracias a tres golpes de castigo transformados por Jorqui, unos méritos que no obstante no se terminaban de reflejar en el marcador(9-7).

En la segunda parte el juego no fue tan fluido como en la primera, pero los puntos fueron cayendo para un VRAC que poco a poco fue distanciándose en el marcador gracias a un ensayo de Gonzalín y otro de Matt para terminar ganando 22-10, una victoria que vuelve a enganchar al VRAC Sub 23 a la zona media – alta de la clasificación. El próximo partido dejará un derbi frente El Salvador que se jugará el viernes 6 (festivo) a partir de las 12.00.