El VRAC Sub 23 vuelve a la acción nueve meses después de su último partido oficial. Lo hace este sábado en el Campo 2 de Pepe Rojo (16.00) y en la que es la temporada más atípica para el segundo equipo del Entrepinares. Al frente estará Iván Marqués junto a Alberto Rodríguez “Bertoni” y Manuel Sevillano “Urullo”, tres técnicos que se han volcado para mantener el proyecto. Durante los últimos meses y en las semanas en las que practicar rugby no era posible, el grupo se juntaba para hacer diversas actividades que sí estaban permitidas. La intención no era otra que no perder el contacto y el día a día. “De lo contrario habría sido imposible seguir manteniendo el equipo”, asegura Iván Marqués.

Este año la competición Sub 23 tendrá un formato diferente. Dos grupos y una primera fase a ida y vuelta. En el caso del VRAC, estarán enfrente equipos de Castilla y León, Sevilla y Madrid.  El primero será Alcobendas, cuyo nivel “se desconoce”. Y es que existe más incertidumbre que nunca sobre las plantillas de los rivales.

De cara a la temporada 2020/2021 habrá bajas importantes como la de Alberto Pastor, que se tomará un descanso después de muchos años de compromiso con el rugby y con el VRAC. Tampoco estarán los extranjeros que por motivos académicos formaron parte del equipo durante la pasada temporada.

Pero también habrá caras nuevas. Entre ellas la de Nacho Velasco, prometedor tres cuartos procedente de Arroyo. El grueso del grupo estará formado por canteranos que alternarán entrenamientos a las órdenes de Diego Merino con el División de Honor.

El club ha puesto a disposición del equipo Sub 23 test para la tranquilidad tanto a nivel competitivo como en el día a día, ya que los jugadores no quieren que la práctica deportiva afecte al ámbito familiar, donde en mucho casos hay población de alto riesgo.